Limpieza del habitáculo

El habitáculo donde hayamos decidido tener a nuestro erizo será necesario lavarlo, pero también desinfectarlo cada cierto tiempo. Como siempre, no utilizar productos con excesivo olor o que resulten tóxicos.

No es raro que los erizos hagan sus necesidades en los recipientes, por lo que nosotros procuramos lavarlos a diario.
Los comederos y bebederos deberán estar siempre limpios para evitar la aparición de hongos y bacterias que resultan perjudiciales. Lo recomendable es que siempre tengan agua fresca, por lo que podemos aprovechar el momento del cambio para lavar bien el recipiente.
Lo mismo ocurre con los comederos. Cada día retiramos la comida sobrante, sobre todo si se trata de alimento en lata o frutas y verduras, ya que estas se ponen en mal estado o incluso se pudren.

Lo bueno de algunos lechos es que podemos ver claramente que partes han sido ensuciadas, por lo que las podemos retirar sin problema (como por ejemplo en el caso del papel prensado).
En el caso de las telas polares o camitas, también deberemos lavarlas con frecuencia. Nosotros cada día miramos que sobre todo no estén mojadas porque muchas veces las orinan o incluso las llegan a meter en el agua. En ese caso siempre le pondremos una limpia y seca. Siempre las lavamos con detergentes que no tengan mucho aroma.

Aseo de sus patitas

No es recomendable bañar a nuestro erizo muy a menudo, pues eso haría que la grasa natural de sus púas desaparezca y puedan enfermar. Sin embargo muchas veces las patitas suelen mancharse de heces, incluso la barriga o la parte superior de las púas ya que muchos también hacen sus necesidades cuando hacen ejercicio en la rueda, cayéndoles encima.
Para ello podemos utilizar toallitas húmedas de bebe, a ser posible sin olor (por ejemplo hay en Mercadona) o en su defecto con el menos posible.

 

A veces refunfuñan bastante y resulta complicado, por lo que otra opción sería poner una mínima cantidad de agua (más o menos lo de un dedo) lo justo para que cubra sus patitas y dejarle caminar sobre ella, de tal forma que los restos de heces se ablanden y se limpien.

El baño

Tenemos que tener en cuenta que pueden tardar tiempo en tener la suficiente confianza con nosotros, por eso tenemos que sociabilizar bastante antes de dar este paso con ellos, pues si no se siente seguro con nosotros puede resultar una experiencia desagradable para el.
Los erizos tienen una especie de grasita en las púas que les sirve de protección, por eso debemos respetar los tiempos de baño, que suele ser 1 vez cada 3 o 4 meses. Nunca debemos bañarlos antes de que cumplan los 4 meses de edad.

Al ser un animal pequeñito tenemos bastantes recursos a nuestro alcance:
⦁ La bañera
⦁ El fregadero
⦁ Lavabo
⦁ Una palangana
Por comodidad, nosotros siempre hemos recurrido al lavabo del baño.
También necesitaremos un cepillo de dientes con las púas suaves, para no hacerle daño. Otra opción es un cepillo de uñas, también de filamentos suaves

Aunque tengamos una temperatura alta, debemos ser meticulosos a la hora de secarles, especialmente en épocas de frio. Para ello podemos utilizar una toalla y un secador.

Geles y Jabones

Los jabones para perros en este caso pueden dañar la piel de los erizos debido a los químicos, por lo que los descartamos.
En el caso de jabón para gatos deberemos informarnos bien que productos lleva antes de comprarlo.
Por eso nuestra recomendación es usar gel de bebé. Un champú neutro (pH 5.5) ya que se cree que la piel del erizo se asemeja más a la nuestra que a la de los perros (pH 7). Es muy importante no utilizar aceite de árbol de té ya que es altamente toxico y les puede ocasionar hasta la muerte.
Os dejamos una lista de champús más utilizados y que suelen ir muy bien:
⦁ Gel para piel atópica de bebes. Puede encontrarse en Mercadona

⦁ Eucerin : Gel de baño Ph5

Si en lugar de gel decidimos lavarlo con una pastilla de jabón, hay que asegurarse que sea 100% y libre de ingredientes químicos.

Secado

Podemos colocar una toalla encima de nuestras piernas y ponerle encima, para poco a poco quitarle la mayor humedad.
Una vez retirado el exceso, podemos comenzar con el secador. Tenemos que tener mucho cuidado de que nunca pongamos la temperatura mas alta, sino una temperatura media, porque si no podríamos quemarles la piel.
El ruido puede resultarles realmente molesto, por lo que nosotros tampoco solemos ponerle la potencia del aire al máximo, siempre una cosa media.
Como en todo, debemos tener paciencia y aunque el peque se resista e intente escapar, hay que secarle bien. Debe estar completamente seco antes de volverlo a dejar en su casita.

Nota:
⦁ En muchos vídeos podemos ver cómo la gente deja nadar a su erizo con la bañera o el lavabo lleno, porque parece que se lo pasan bien. Nuestro consejo es que esto no debe hacerse, pues por lo general los erizos no son muy amigos del agua y les resulta desagradable o angustioso tener que nadar para no ahogarse o buscar un lugar donde apoyarse. Es mejor evitarles un mal trago
⦁ Al igual que con las uñas, podemos darle tenebrio o algún otro insecto después del baño, de tal forma que para ellos sea como un premio . Si se portan bien lo seguirán haciendo, y si se portan mal les servirá de refuerzo para las próximas veces.

Corte de uñas

A los erizos suelen crecerles bastante las uñas, por lo que al igual que a nosotros de vez en cuando nos tocara hacerles la manicura. Un cortaúñas especial de gatos (que es mucho más pequeño que el de los perros) servirá.

Cortauñas adecuado

Por su similitud, el cortauñas de pájaro es el más idóneo debido a su tamaño, pero uno para gatos también servirá sin problemas. Nosotros de hecho utilizamos éste último.

Las de perro también pueden servir, pero suelen ser o excesivamente grandes o gruesas.

Tienen los deditos muy pequeños y además bastante juntitos, por lo que si no os atrevéis a hacerlo vosotros mismos os aconsejamos acudir a un veterinario de confianza.
Cortarle las uñas puede ser algo complicado, sobre todo si no es lo suficientemente dócil como para facilitarnos esta tarea, así que esto depende un poco del carácter de tu erizo.

Si os animáis, un buen momento puede ser hacerlo después del baño, ya que las uñas están más blanditas, y al estar limpias se ven mejor.
Si sois 2 personas, mucho mejor, ya que uno puede cogerla la patita para que no se mueva y el otro cortarle las uñitas.
Nosotros lo hemos intentado de esta manera en numerosas ocasiones, pero se movía tanto que nos ha dado miedo que acabara en desastre. Así que se nos ocurrió dejarlo tranquilo en el sofá y engañarle con gusanitos, ya que tiene la patita apoyada en una superficie lisa, y se está bastante quieto. A nosotros nos funciona muy bien.
Al final cada uno puede buscar la forma más efectiva de que su pequeño permanezca tranquilo y sin moverse.

Hay que tener MUCHO CUIDADO con la vena que tienen en la uña, porque si la cortamos empezara a sangrar muchísimo. Es importante ver con exactitud dónde acaba la uña y donde empieza el vaso sanguíneo. Esto podría resultar peligroso, porque tal y como comentamos en el apartado de higiene, tienden a ensuciarse mucho las patas, por lo que tener heces en una herida sangrante puede causar una infección importante.

Si la uña está limpia, es fácil ver a contraluz donde empieza la venita y la uña, porque es bastante transparente.
Nosotros preferimos pecar de que este algo más larga, que pasarnos de la raya y tener un disgusto. La forma correcta es la siguiente:
en servir, pero suelen ser o excesivamente grandes o gruesas.

La posición adecuada es aquella que muestra un corte recto, o ligeramente descendente, pero hay que evitar cortar las uñas en forma diagonal ascendente.

Consejos

⦁ *Recomendamos tener a mano productos desinfectantes antes de empezar a cortar para poder actuar lo antes posible en caso de que sangre.
⦁ Que lo hagas con mucha tranquilidad…y paciencia. Hacerlo de manera descuidada o rápida puede acabar en desastre.

DIOS MIO!! LE HE CORTADO SIN QUERER. ¿Qué HAGO?

Podemos tener la mala pata de que justo en el momento de realizar el corte nuestro peque se mueva y cortemos mal o más de la cuenta.
Lo más rápido y eficaz para cortar la hemorragia es coger una gasa limpia y humedecerla con agua oxigenada para limpiarla.
Si tenemos clorhexidina en casa, mejor, ya que no llega a irritarles.
Si tenemos perro, gato o somos precavidos, existe una especie de polvo antihemorrágico especial para mascotas, ya que es aún más eficaz que el agua oxigenada a la hora de parar hemorragias.

Nosotros no somos profesionales, por lo que si el corte es demasiado grande y la hemorragia no se detiene siempre recomendados acudir rápidamente a un veterinario.

Corte de uñas

A veces podemos observar que nuestro erizo tiene la piel seca. Debemos asegurarnos de que no son ácaros, para ello un veterinario puede hacerles un raspado y descartarlo.
Si finalmente no es más que piel reseca, podemos arreglarlo con un spray especial de aceite de jojoba.
Tan solo tenemos que coger al peque con las púas abiertas (por ejemplo cuando está hecho bola) de tal forma que aplicaremos el spray una vez y el aceite pueda impregnarse y llegar a la piel.

Podemos encontrarlo en cualquier herbolario. Puede ser cualquiera, resultara eficaz igualmente.

Fufufú
En Fufufú queremos ayudarte a resolver todas las dudas para cuidar de tu pequeñín.

Fufufú en Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
Aviso de cookies