¿Cómo puedo caerle bien a mi erizo?

Posiblemente al igual que nosotros, te has hecho bastantes preguntas: ¿Por qué mi erizo se enfada tanto? ¿Es normal que me fufee? ¿Cómo puedo hacer que sea más sociable?

Antes de nada lo que debemos entender es que los erizos son animales muy tímidos y asustadizos por naturaleza. Así que en cuanto se sientan intimidados se harán una bolita y saltaran erizándose haciendo ese sonido tan peculiar.

A continuación vamos a proponer una serie de consejos para lograr mejorar la relación con nuestra pequeña mascota y ganarnos su confianza sin pincharnos las manos en el intento.

El mejor momento es por la noche

Los erizos son animales nocturnos y están más activos y más cómodos. Durante el día solo querrán dormir, y como a nosotros a nadie nos gustan que nos despierten a altas horas de la madrugada “para molestarnos”.

Si además lo hacemos con una luz tenue y no demasiado fuerte, lo agradecerán.

Demostrarle que no le tenemos miedo

Como todos los animales, son capaces de percibir si estamos asustados o nerviosos. Lo más probable es que cuando nos pinchen o nos bufen nos asustemos y lo soltemos de una forma brusca incluso quejarnos, un sonido que puede resultar algo fuerte para los erizos. Al final es la pescadilla que se muerde la cola: coges con miedo al pequeño, el erizo se asusta, y tú te vuelves a asustar y él se asustara más todavía. Debemos no reaccionar de manera agresiva o brusca para ayudar a que con el tiempo empiece a sentirse seguro.

No hables fuerte al erizo, pues uno de sus más agudos sentidos es precisamente la audición. Podemos empezar con un tono más suave y calmado para evitar que se asuste, y una  vez se acostumbre a nuestra voz podemos hablar de modo normal puesto que no le resultara un peligro para el.

La paciencia, madre de todas las virtudes

Conseguir que nos tome confianza es un proceso lento y que requiere mucha, mucha paciencia.

Es bueno que el pequeño se acostumbre a nuestra presencia y dedicarle un poco tiempo diariamente. También podemos dejarle una prenda nuestra para que se acostumbre a nuestro olor y no le resulta desconocido.

Cuando cojamos al pinchudo no tiene por qué estar continuamente en nuestras manos, es preferibles darles libertad y espacio para que pueda caminar, por ejemplo en el sofá, que ande por nuestras piernas, por nuestra cama.

No le toques lo que no le gusta

Como a cualquier mascota, es mejor no tocarle partes que puedan resultarles molestas o que le incomoden. Si se enfada cuando le tocas las orejas o la cabeza, mejor no lo toques. Tócale donde veas que no es molesto. Por lo general no suelen enfadarse demasiado cuando les acariciamos las púas (nunca en sentido contrario a su crecimiento pues suelen enfadarse), la nariz, frente o la tripita.

Premia a tu erizo

Al igual que en otras mascotas como perros y gatos los premios funcionan, con ellos no va a ser menos. Una manera “fácil” de ganarse su cariño es a través de su estómago. Utiliza insectos como premios o algún alimento de la lista “permitidos”.

¿Y si intenta librarse de mi?

Una de las costumbres que siempre nos ha hecho gracia es que para librarse de nosotros hacen sus necesidades en el momento que les cogemos. Cuando vayas a cogerlo, procura tener papel o una toalla que no te importe manchar. Si hace sus necesidades encima, no le devuelvas a su jaula por nada del mundo, pues entenderá que es su forma de que le dejemos tranquilo y salirse con la suya.

No importa si se hace bola, bufa, salta, hace caca o patalea… no lo dejes. Demuéstrale que pase lo que pase seguirás con el cerca, o aprenderá a pincharte, morderte o ensuciarlo todo con tal de librarse de ti.

    • Coge a tu erizo por debajo, por lo general cuando se enfadan se hacen bola y es muy difícil agarrarles sin hacernos daño. Coge a tu erizo como si tus manos fueran una espátula y tu erizo una hamburguesa; una por cada lado con los dedos apuntando hacia él y juntando las manos suavemente hasta poder agarrarlo.
    • Con la ayuda de una mantita, podemos colocar una mano por debajo y otra como una hamburguesa de nuevo, darle la vuelta suavemente de manera que quede hecho una pelota en tu mano. Lo más probable es que se sientan incomodos y e intentan estirarse y ponerse rectos. Si le molesta, mejor dejarles tranquilos y que puedan ponerse cómodos.

    En una visita al veterinario, no nos quedó más remedio que cogerle mediante un guante de jardinero para no hacernos daño y poder manipularle para su revisión. Personalmente este método no nos gusta salvo que sea necesario, pues los guantes no suelen ser muy amigos de las mascotas.

    • Constancia y paciencia
    • Pasar tiempo con él a diario (15-30 minutos)
    • Probar a darle comida desde nuestra mano o cuando esté con nosotros
    • No tratarle de manera brusca o hablar fuerte
    • Poner su hogar en una habitación en la que solamos estar, para que se acostumbre a nuestra voz y presencia.
    • Lavarnos las manos antes de cogerlos para que gracias al gel le sea más fácil reconocerlos por el olor.

Y sobre todo, no te desesperes y dale tiempo a tu erizo para que se adapte.

Muchas veces les resulta complicado adaptarse a Su nuevo hogar, nuevos olores, nuevo hábitat, nuevas voces…Cuando todo es nuevo y desconocido resulta un poco estresante.

Si es nuevo en tu hogar, dale tiempo a que se adapte en su propio entorno (por ejemplo 1 semana). Bastante complicado resulta empezar a conocer donde está su comida, agua, cama…y que de esta manera solo deba preocuparse por conocer su nuevo hogar.

Esto proceso puede tardar semanas, meses, años o incluso que no lleguen a confiar en las personas. Todo depende de su carácter y del empeño que le pongas. Como todos los animales y personas, los hay más dóciles, más tímidos y más enfadones.

Como en todo, cuanto más constante seas, más fácil resultara.

Fufufú
En Fufufú queremos ayudarte a resolver todas las dudas para cuidar de tu pequeñín.

Fufufú en Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
Aviso de cookies