¿Cuándo debo acudir al veterinario?

Sobre todo al principio, es normal encontrarte con situaciones desconocidas que te hagan pensar que le ocurre algo a tu erizo. Esto puede generarnos preocupación y hacernos dudar si debemos o no llevarlo a que lo evalúe un veterinario. Poco a poco iremos conociendo a nuestro compañero y nos daremos cuenta de que en el son comportamientos totalmente normales. Siempre solemos alertarnos ante la caída de púas debido a su muda, los ungimientos cuando aún no sabemos lo que son, al ver las cacas de distinta forma… La mayoría de las veces serán solo eso, costumbres, pero existen ciertos síntomas o cambios en sus hábitos por los que si deberíamos alertarnos pues son un claro signo de que algo raro o malo les ocurre y que nos puede traer más de un disgusto si no lo tratamos a tiempo.

Observaremos un cambio de hábitos o rutina, que deje más comida en el plato de lo habitual, que deje de beber agua, de andar en la rueda, hacer sus necesidades…cosas que haga habitualmente. Los erizos no son muy intuitivos demostrando sus enfermedades.

Esta es una pequeña lista de los síntomas por los que deberías consultar a un veterinario de manera urgente.

Hemorragias o sangrados

Una herida sangrante deberá ser curada y descubrir que la ha causado para evitarla en el futuro. Cualquier presencia de sangre (orina, haces…) requiere de atención profesional.

Las hembras no menstrúan, así que si tienen un sangrado vaginal no es un síntoma normal.

Estrangulaciones

Muchas veces los hilos o de los propios cabellos de las personas pueden quedarse enredados en sus patitas y causarles una estrangulación de las extremidades. Si no se trata a tiempo puede ser necesaria una amputación. Cualquier otra lesión en la que no puedan estirar bien las patas debemos acudir para saber que lo causa.

Falta de apetito

Si ves que empieza a dejar demasiado pienso en su comedero, es una clara señal de que algo no va bien. Puede ser que tenga problemas con sus dientes y esto le cause dolor o que tenga alguna otra enfermedad.

No hace pis ni cacas

A veces pueden sufrir estreñimiento. Si vemos que nuestro peque no hace sus necesidades debemos acudir con urgencia a un veterinario ya que es algo de gran gravedad.

Cualquier cambio en su actividad diaria

Cualquier cambio en el andar, comer, beber, dormir… Puede ser síntoma de alguna enfermedad que no ha mostrado hasta el momento y no nos hayamos dado cuenta hasta cambiar su comportamiento.

Exceso de pérdida de púas con o sin piel

Durante el primer año es normal que miden de púas. Pero si al año de edad ocurre en exceso o se caen por zonas, en grupo, quedan zonas peladas de púas. Es importante que reciba un tratamiento para evitar que empeore y poder recuperar toda la perdida de sus púas.

Se pone agresivo

Por lo general los erizos no muerden, a no ser que tengas olor de comida en las manos y puedan confundirte con alimento. Pero no son como los roedores, que siempre te acaban dando un pellizco. Si esto ocurre puede ser que en alguna parte de su cuerpo sienta dolor y al tocarle, reaccione. También pueden defenderse haciéndose bola, saltando…

Ha ingerido algo tóxico

Si consumen algún veneno, ya sea líquido o sólido, o incluso comer alguno de los alimentos de la lista prohibida puede resultar altamente toxico. La gravedad y las consecuencias dependen mucho de lo que haya ingerido, cuanto y lo que tardemos en prestarle ayuda veterinaria.

Otras razones por las que debemos acudir al veterinario

Para prevenir, es aconsejable llevar al veterinario cada 6 meses o al menos una vez al año. De esta forma valoraran su salud en general, sus dientes, su peso, alguna enfermedad que pueda permanecer oculta, presencia de bultos o masas… Además los erizos son propensos a padecer tumores y ciertos tipos de cáncer. Cuanto antes lo detectamos y lo tratemos mejor pronóstico tendrá.

  • Estornudos, moquillo…pueden ser síntoma de resfriado.
  • Bultos
  • Vómitos constantes o diarrea
  • Problemas en la zona anal, rectal o genital.
  • Película blanquecina sobre los ojos.
  • Diarrea persistente o con mucosidad extraña u olor y color raros.
  • Algún tipo de hinchazón fuera de lo común.
  • Aparente debilidad o fatiga muscular
  • Si ve que está perdiendo la movilidad o fuerza de las extremidades
  • Temblores
  • Caída de dientes a edad adulta.
  • No reacciona, no «fufea», se encuentra en estado erizado y frío son alarmantes síntomas de hibernación. MUCHO CUIDADO!
Fufufú
En Fufufú queremos ayudarte a resolver todas las dudas para cuidar de tu pequeñín.

Fufufú en Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
Aviso de cookies